top of page
  • Foto del escritorAline Silva | PhishX

La importancia de la gestión de la respuesta a incidentes

Estar preparado para los incidentes es una parte crucial del proceso de gestión de una empresa, después de todo, es necesario conocer los riesgos y saber cómo defenderse de ellos.

 

Las organizaciones que no reconocen la importancia de gestionar las respuestas a estos incidentes acaban sufriendo graves pérdidas. Esto se debe a que, según el estudio de IBM "El costo de la violación de datos 2023", las pérdidas generadas por una brecha de seguridad fueron de alrededor de R$ 6,2 millones.

 

Por eso es fundamental que las organizaciones gestionen bien y sepan qué riesgos son inminentes para su negocio.

 

Esto se debe a que el equipo de Tecnología de la Información está bajo constante amenaza, existen muchos riesgos para las operaciones tales como:


  • Ataques cibernéticos;

  • Defectos técnicos;

  • Desastres naturales.

 

Por ello, contar con una gestión eficaz de la respuesta a incidentes es crucial para garantizar una respuesta rápida a estos eventos y disminuir el tiempo de inactividad en las operaciones.

 

Con esto, las organizaciones están mejor preparadas para enfrentar estos escenarios adversos y son capaces de poner en práctica estrategias efectivas. Actuar rápidamente en estos momentos disminuye las pérdidas financieras y el daño a la reputación.


¿Qué es la gestión de respuesta a incidentes?


Las respuestas a incidentes son procesos y tecnologías que una institución utiliza para detectar y responder a amenazas cibernéticas, brechas de seguridad o ataques cibernéticos.

 

Su principal objetivo es prevenir los ciberataques antes de que ocurran anticipando acciones, minimizando los costes y la interrupción del negocio.

 

Lo ideal es que la organización defina los procesos y la tecnología de respuesta a incidentes en un Plan de Respuesta a Incidentes que llamamos IRP, este documento debe contener los diferentes tipos de ataques.

 

Además, es necesario crear un informe que identifique qué ataques han sido contenidos y resueltos, esto permite al equipo de TI tener un control sobre toda la situación de la organización.

 

Podemos definir los incidentes de seguridad como cualquier brecha física o digital, que de alguna manera amenace la confidencialidad, integridad, disponibilidad de los sistemas o datos de una organización, son:


  • Ransomware;

  • Phishing;

  • Ataques DDoS;

  • Ataques a la cadena de suministro;

  • Amenazas internas.

 

Es necesario entender que estos incidentes pueden suceder de diferentes maneras, en la mayoría de los casos los ataques son dirigidos por hackers, pero hay casos de violaciones involuntarias a la política de seguridad por parte de las personas que trabajan en la organización.

 

A menudo, las personas no se dan cuenta de que están violando una política o abriendo brechas de seguridad.

 

Por ello, además de un buen Plan de Respuesta, es necesario educar a los empleados para que entiendan los riesgos y sepan defenderse, las personas necesitan ser el eslabón más fuerte en la gestión de estos incidentes.

 

Al fin y al cabo, son ellos los que se involucran con los sistemas de la organización y todos los procesos en el día a día, por lo que la ciberseguridad debe estar presente en estas acciones.


Ciclo de vida de esta gestión


Ahora que entiendes qué es una respuesta a incidentes y cómo funciona, vamos a presentar el ciclo de vida de esta gestión, que se divide en siete partes.

 

Este ciclo es el marco que la organización debe seguir para identificar y reaccionar ante una interrupción del servicio o amenazas de seguridad. Es importante que cada empresa desarrolle un alcance específico adaptado a su realidad, demandas y necesidades.

 

El ciclo de vida ayuda a dirigir estas acciones y hacer más efectivo todo el proceso, facilitando las actividades del equipo de Tecnologías de la Información.

 

Preparación


La primera fase debe ser la preparación, se asegurará de que la organización cuente con las mejores herramientas y sepa cómo contener los incidentes y recuperarse si se produce algún ataque.

 

Este primer paso se realiza a través de una evaluación de riesgos, por lo que las organizaciones identifican vulnerabilidades, definen los tipos de incidentes y priorizan las acciones según el impacto de cada amenaza.

 

Es a través de esta evaluación que el equipo de Tecnología de la Información puede actualizar los planes actuales de respuesta a incidentes o desarrollar nuevos planes.


Identificación


Una vez que se realiza el plan de referencia para la gestión de incidentes, es hora de detectar y analizar las amenazas, en esta etapa el equipo de TI monitorea la red en busca de actividades sospechosas y amenazas potenciales.

 

Para ello, analizan las notificaciones y alertas que se recogen del software, antivirus y cortafuegos instalados en la red.

 

En este proceso, es posible filtrar las falsas alertas realizando un triaje que es capaz de identificar las amenazas, clasificándolas de la más grave a la de menor riesgo para la institución.

 

Es en esta etapa cuando se incorpora el plan de comunicación, por lo que cuando los sistemas identifiquen una amenaza o brecha, se notificará a los equipos responsables de la seguridad de la información.


Contención


Como su nombre lo indica, esta es la fase de contención de daños, es en este momento que el equipo de respuesta a incidentes actúa para evitar que los ataques causen daños a la red, este es un momento crucial que debe hacerse rápidamente.

 

Dividimos la fase de contención en dos categorías:

 

A la primera la llamamos medidas a corto plazo, su objetivo es evitar que la amenaza actual se propague, de esta manera, se aíslan los sistemas afectados, para que los programas maliciosos no se propaguen.

 

La segunda fase son las medidas a largo plazo, su función es proteger los sistemas que no se han visto afectados, de esta manera, se aplican controles de seguridad más estrictos.


Investigación


Este proceso es muy importante en la gestión, ya que es el momento de identificar lo que realmente sucedió con el sistema, verificar las brechas, las vulnerabilidades creadas y conocer la dimensión del ataque.

 

La investigación también es importante para evitar que incidentes similares vuelvan a ocurrir en el futuro, este proceso prepara al equipo de TI para mitigar los riesgos y saber exactamente qué procedimientos se deben realizar en caso de que los ataques vuelvan a ocurrir.


Erradicación


Con la amenaza contenida e investigada, ha llegado el momento de la corrección, donde la amenaza se eliminará del sistema.


Para ello es importante destruir los programas maliciosos, eliminar a los usuarios no autorizados y todo lo que sea perjudicial para la red, también es importante revisar los sistemas afectados y no afectados, para saber si hay algún rastro del ataque.


Recuperación


Después de todo el proceso de erradicación donde se han eliminado todos los riesgos, es el momento de restaurar los sistemas a través de copias de seguridad y devolver los dispositivos y aplicaciones para su uso por parte de los empleados.


Análisis posterior al incidente


Una vez que se han realizado todos los procedimientos para la recuperación y se ha restablecido la normalidad, ha llegado el momento de analizar el incidente, este es el proceso de evaluación de las implicaciones, procedimientos y políticas.

 

Por lo tanto, se recopilarán métricas, se cumplirán los requisitos de informes y todo lo que se haya aprendido será compatible, ya sea sobre las infracciones, los usuarios o los propios ataques.


La importancia de estas acciones


Como hemos visto, la gestión de la respuesta a incidentes tiene varias fases cruciales para erradicar las amenazas. Sin estas medidas, las empresas son vulnerables a los ataques y pueden tardar un tiempo en recuperarse de las intrusiones, lo que provoca pérdidas financieras y daños a su reputación.

 

Estos pasos garantizan una mejor respuesta a los riesgos y una mayor eficacia en la mitigación de las amenazas. Por mucho que se trate de un procedimiento complejo, es necesario para el éxito y la continuidad de las organizaciones en el mercado.

 

Es necesario entender que solo con un enfoque efectivo tu institución podrá hacer frente a todos los riesgos y amenazas presentes en el mundo digital.

 

Una buena gestión de la respuesta a incidentes necesita contar con equipos, estrategias y herramientas formados y especializados para la evaluación de vulnerabilidades, la prevención, la detección de amenazas y la formación en ciberseguridad.


¿Cómo puede ayudarte PhishX?


Muchas de las amenazas y ataques están dirigidos a las personas que trabajan en las organizaciones, por lo que una buena gestión y respuesta a incidentes debe contar con un programa de concienciación.

 

Para que los riesgos sean mitigados, es necesario que todos los equipos de la institución sepan reconocer los ataques y protegerse de ellos.

 

PhishX es un ecosistema especializado en concientización, a través de nuestra plataforma es posible desencadenar simulaciones de phishing, emitir campañas de concientización, además de obtener un reporte sobre estas acciones.

 

Este documento muestra el nivel de madurez de su equipo, lo que prepara a los profesionales de TI para identificar las vulnerabilidades existentes en la organización, parte principal de la primera fase del plan de gestión.

 

A través de este informe, se identificarán los riesgos y qué acciones se deben tomar para mitigarlos.

 

PhishX también ayuda en todo el proceso de concientización, a través de capacitación, folletos y materiales educativos sobre los ataques.

 

Estas acciones educan a los empleados y conciencian a todos sobre las amenazas, cuidando la protección de datos de la empresa.

 



Un hombre de espaldas con algunos ordenadores frente a él.
La gestión de incidentes es un paso muy importante para las organizaciones.

 

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page